Red Empresas y Emprendedores. Con la tecnología de Blogger.
Portal de ayuda para empresas y emprendedores

El origen de los Préstamos

jueves, 16 de febrero de 2017

Estados, familias y empresas, en algún momento, pueden necesitar una cantidad de dinero que no tienen para acometer inversiones importantes o poder sufragar gastos ineludibles. 


Cuando un país tiene que construir un hospital, una autovía y una línea de alta velocidad en un mismo año, es muy posible que no pueda hacer frente en solo ese año al coste total de esa inversión.
Se trata, además, de infraestructuras de las que disfrutarán las personas durante muchos años. No parece descabellado, entonces, que el Estado se endeude para poder hacer frente a esas inversiones y vaya devolviendo ese préstamo poco a poco, con los impuestos pagados por los ciudadanos que las utilizarán en los años venideros.
Una empresa o una familia también hacen cosas similares. La gran inversión financiera de una familia suele ser la compra de una vivienda. Difícilmente una familia dispone de dinero ahorrado para pagar esta casa que piensa utilizar durante muchos años. Parece lógico, también, que se endeude para adquirirla y la vaya pagando poco a poco con sus ingresos futuros.
Hace muchos siglos, las personas que necesitaban dinero se lo pedían a las pocas personas que se sabía que tenían dinero sobrante, que eran la nobleza y comerciantes, fundamentalmente. Se empezó a crear un mercado de dinero, es decir, un lugar donde se reunían los que pedían prestado y los que prestaban. En la actualidad, las personas que necesitan dinero, con garantías de que lo podrán devolver, acuden a los intermediarios financieros que son los bancos y las cajas, con multitud de oficinas que facilitan este encuentro entre gente que necesita dinero y la gente que tiene dinero sobrante y lo ha depositado en las entidades financieras.
Esos bancos y cajas solo hacen eso: actuar como intermediarios. Nos compran el dinero a través de cuentas corrientes o depósitos, lo más barato que pueden, y nos venden dinero lo más caro que pueden a través de créditos o préstamos. Lo más normal es que para poder comprar por ejemplo un piano se acuda a un banco o a una caja de ahorros a pedir un préstamo, o una mejor opción es mirar todas las opciones de prestamos  online que nos ofrecen algunos comparadores webs, teniendo al alcance de la mano las mejores ofertas en préstamos de multitud de entidades.  El dinero para el piano no lo imprime el banco o la caja, sino que proviene del dinero ahorrado por todos.
Los ahorradores recibirán un interés del banco o caja por sus cuentas corrientes o depósitos, por ejemplo de un 2%, y el banco o caja nos concederá un préstamo con un interés mayor, por ejemplo un 7%. Con este 5% de diferencia o margen, el banco o caja pagará los sueldos de sus empleados, los alquileres de las oficinas y obtendrá su beneficio.  

Al final con el crédito hemos podido comprar lo más vital. En definitiva, el endeudamiento no es malo ni bueno, simplemente es necesario para afrontar inversiones importantes para el futuro de las personas, empresas o estados. Saber cuándo es peligroso endeudarse y cuándo no lo es, o saber dónde acudir para conseguir un préstamo o cómo hacer para no endeudarse excesivamente, son cuestiones a tener en cuenta a la hora de buscar financiación para nuestros proyectos personales, familiares, empresariales o estatales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Busca en el blog

Sígueme en Google+

Lo más leído