Red Empresas y Emprendedores. Con la tecnología de Blogger.
Portal de ayuda para empresas y emprendedores

Los costes fijos de emprender

viernes, 19 de diciembre de 2014


Emprender una aventura empresarial no solo es liarse la manta a la cabeza y pretender ganar dinero con una idea de negocio. Un gran porcentaje de empresas fracasa en su primer año por no poder hacer frente a los costes iniciales, que suelen ser los más dolorosos por la falta de ingresos. En los costes fijos tienes que sumar desde el local, los equipamientos y gastos de personal, además de los consumos y el stock inicial.

El local

Como emprendedor es aconsejable que te plantees antes de iniciar la aventura reducir al máximo los costes fijos. Preferentemente, antes de gastar el primer euro, deberías realizar un plan de negocio donde identifiques las inversiones, gastos y potenciales ingresos, así como los plazos de cada apunte.
Todo negocio tiene gastos fijos inevitables, así que toma papel y lápiz y ve apuntando. Comenzamos por el local. Si lo tienes que alquilar tendrás que hacer frente no solo a la cuota del alquiler, sino también a la fianza que probablemente te pedirá el dueño de la finca. Las incubadoras de empresas son una alternativa económica, pero no son útiles si necesitas estar a pie de calle. A esto suma la reforma que muy probablemente tendrás que hacer del local, con los gatos de realización de proyecto y licencias administrativas correspondientes. Tras lo cuál hay que meter el mobiliario y un stock inicial.
Si tienes la suerte de trabajar desde casa, eso que te ahorras, aunque el único modo de que los clientes te encuentren es tener una página web bien posicionada. Otro gasto, que debes sumar al anterior.
Lo malo de todos estos gastos es que están repercutidos por los impuestos, el más importante el IVA, al que deberás hacer frente trimestralmente. Puedes tener una “prórroga” alargando el tiempo de ponerte en paz con Hacienda hasta final de año, cuando hay que presentar los resultados totales.

Salarios

El gasto en personal es otro coste fijo al que debes hacer frente desde el principio. Hay bonificaciones para empresas incipientes y por contratación de personas con determinados perfiles laborales, pero nunca suponen el 100% del gasto. Los salarios son la principal obligación del empresario, sin contar tu propio sueldo, si es que te lo tienes.
La Seguridad Social es uno de los acreedores imperdonables. Si te constituyes como autónomo te puedes beneficiar de importantes bonificaciones, pero la diferencia hay que abonarla sin falta cada final de mes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Busca en el blog

Sígueme en Google+

Lo más leído