Red Empresas y Emprendedores. Con la tecnología de Blogger.
Portal de ayuda para empresas y emprendedores

Abandonar una franquicia sin dramas

jueves, 16 de octubre de 2014


Hay multitud de razones para unirte a una franquicia, pero también puede haberlas para dejar el grupo y emprender el camino por tu cuenta. Desvincularse de una red de franquicias puede llegar a ser un quebradero de cabeza que mina la moral y ánimo del emprendedor. O un mero trámite y quedar en paz siguiendo algunos de los consejos que se desprenden de casos reales de franquiciados que rompieron relaciones con sus franquiciadores.

Abandonar una franquicia no es echar el cierre, cambiar la decoración y “si te he visto, no me acuerdo”. Las franquicias están sujetas a contratos. Por tanto, el primer paso es consultar en el contrato las cláusulas de resolución. Por lo general los franquiciadores establecen un protocolo que se puede alargar hasta 6 meses.

Es aconsejable llegar a un acuerdo. Exponer las razones que llevan a abandonar al grupo y terminar lo más amigablemente que se pueda. En estos casos vale más un acuerdo que un pleito. Hacer las cosas bien y no adelantarte te ahorrará problemas. Recuerdas que eres la imagen de una marca, y las franquicias basan su éxito en la imagen. No desmontes el local sin que lo sepa el franquiciador. 

En los contratos de franquicias el local suele estar sujeto a cláusulas de competencia. Es lógico. Por lo que si eres el propietario del local y de la franquicia y quieres montar otro tipo de negocio tienes que tener en cuenta que en nada se puede parecer a la actividad que estabas desarrollando. Lo mejor en estos casos es tener un local alquilado. Que dueño del local y franquiciado no sean la misma persona. De esta forma podrás aprovechar la inversión abriendo un negocio “similar” sin que te puedan acusar de competencia desleal.

Una vez que te has decidido a abandonar la franquicia es preferible acudir a un abogado. Estas empresas suelen tener sólidos gabinetes jurídicos dispuestos a “exprimir” a quien rompe relaciones. Contar con un abogado especialista en franquicias te ayudará a defender tus derechos y evitar abusos. Un abogado también te evitará en la medida de lo posible meterte en pleitos. Al contrario, es mejor debatir frente a una entidad arbitraria que iniciar una denuncia. Los pleitos se pueden demorar en los juzgados, y en la mayoría de las ocasiones son los franquiciadores los beneficiados. Ya sabes: mejor un mal acuerdo, que sentarte en el banquillo de los acusados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

Busca en el blog

Sígueme en Google+

Lo más leído